Micropigmentación

La micropigmentación, es una especialidad enmarcada en el campo de la estética cuyo fin es el de embellecer, corregir o mejorar determinados rasgos de la anatomía corporal, tanto masculina como femenina. El tratamiento consiste en la implantación de pigmentos a nivel epidérmico o superficial para dotar de color y forma a diversas partes del cuerpo, siendo las más habituales en el caso de las mujeres: ojos, labios, cejas y pecho.

Antes
Después

la duración de la micropigmentación es variable, en función de factores como la piel de la paciente, materiales empleados, cuidados anteriores y posteriores, etc. Por tanto, la duración estimada del tratamiento está comprendida entre 1 y 3 años, aunque los efectos son inmediatos una vez realizado el tratamiento.   

Con objeto de adaptar el diseño al máximo posible a los rasgos corporales y fisionómicos del paciente, es fundamental realizar una prueba de visagismo o diseño previo. En esta etapa, la técnico realiza un esbozo sobre el resultado final del trabajo ( en el propio paciente). Esto permite que el paciente tenga unas expectativas reales sobre los efectos de la micropigmentación en su caso particular. Lo ideal en la fase de diseño, es que exista el mayor diálogo fluido en el que se intercambien opiniones que permitan personalizar el tratamiento.

 

Corrección de la anterior micropigmentación
Anterior

Una vez acordado el diseño con el paciente, se procede a la realización del tratamiento de micropigmentación. Durante el mismo, el paciente puede notar sensaciones incómodas, especialmente si el trabajo es realizado en zonas sensibles, como por ejemplo, los ojos. Por último, después de haber transcurrido unas semanas tras el tratamiento, se debe emplazar al paciente a una sesión de revisión o reconocimiento, en donde se pueda evaluar si es necesario realizar un retoque sobre el trabajo inicial , y en caso afirmativo, se realizará dicho retoque.